El escritor y poeta

Entre todas las labores que desempeñó José Antonio Labordeta, la que más le seducía era la de escritor. Él mismo decía que siempre quiso ser escritor y, de hecho, su primer poema publicado data de 1945, cuando su autor tenía diez años.

escr1También comentaba que comenzó a cantar para comunicar sus poemas de otra manera, pero que las canciones eran, ante todo, poemas con música. Con el tiempo, fue dedicando tonos y temas para cada una de sus actividades, de manera que reservaba la poesía para la expresión de los estados del ánimo y para una visión más intelectual de la existencia, mientras la canción acometía temas épicos y colectivos, pero existen muchos trasvases entre ambas: poemas que pasaron a canciones y viceversa, verdaderas poesías convertidas en canciones de amor o poemas que cantan a la tierra y a sus gentes.

Labordeta ha abordado todos los géneros literarios: principalmente, poesía, narrativa, ensayo, memorias, libros de viaje…, sin olvidarnos del articulista en diversos medios de comunicación. Aragón, los paisajes y las gentes que los pueblan, la defensa de los oprimidos y los más desfavorecidos, la violencia, la infancia, la soledad… son temas constantes en su obra de creación literaria.

Labordeta comenzó a escribir en la revista del colegio familiar Santo Tomás de Aquino, Samprasarana, donde encontramos un poema en el número de otoño de 1945, cuando contaba con diez años, y otros de 1950 y 1951, cuando cursaba el bachillerato. Su primer libro de poemas, Sucede el pensamiento, lo publica en 1959, y le seguirán, sin prisa, otros nueve poemarios. En cuanto a narrativa, en la década de los sesenta escribe en la revista que dirige  su hermano Miguel, Despacho Literario, y en la revista mallorquina dirigida por Camilo José Cela Papeles de Son Armadans. Su primer libro de narrativa apareció en 1974: Cada cual que aprenda su juego. Después vendrían dos novelas más: El Comité (1986) y Mitologías de mamá (1992) y una recopilación de cuentos: Cuentos de San Cayetano (2004).

Más prolífico ha sido en otras escrituras, que conforman libros, por lo general, bastantes heterodoxos, que mezclan estilos y géneros: libros de memorias, libros de viaje, libros sobre los amigos, recopilación de artículos periodísticos, etc. El primero de ellos, Con la voz a cuestas (1982). En total, otros once libros (diez publicados en vida, y uno póstumo), entre los que destacan sus memorias por mayor alcance: Banderas rotas (cuasimemorias) (2002), Memorias de un beduino en el Congreso de los Diputados (2009) y Regular, gracias a Dios. Memorias compartidas (2010).

En total, veintiséis libros publicados como tales, algunos con varias reediciones, a los que hay que sumar medio centenar de cuentos, obras de teatro, poemas y estudios críticos aparecidos en revistas y en libros colectivos.